COMUNICADO A LA CIUDADANÍA

Con respecto al Anteproyecto de Ley radicado en la Comisión de Educación, Cultura y Deportes de la Asamblea Nacional, el cual propone medidas que afectan, directamente, a los centros de educación particular, APEDE observa con preocupación esto, toda vez que, en principio, la inscripción de los alumnos en centros de educación particular o público es una decisión de cada padre de familia.

Los colegios particulares deben regirse por las normas mandatorias del Ministerio de Educación, en todo lo referente a la educación, sin que ello afecte el resto de los derechos privados de administración del negocio, que goza toda libre empresa y menos si se trata de supeditar decisiones que afecten la sostenibilidad del negocio.

Actualmente, los colegios particulares ofrecen una solución educativa para alrededor de 150 mil estudiantes y son estos centros de educación privada quienes aligeran la carga educativa del sector oficial, que inclusive no podría ser solventada por la falta de infraestructura y demás componentes.

Los recientes ajustes salariales, otorgados a los docentes de las escuelas oficiales, impuso a los colegios particulares la necesidad de efectuar, igualmente ajustes salariales a su cuerpo docente, para poder reclutar y retener el mejor talento de su profesorado; esto implica que posiblemente los colegios particulares deban ajustar sus costos de planilla y por ende, también sus ingresos.

Por otro lado, temas como el precio de los uniformes o el costo de los libros no deben ser objeto de una regulación como la que se pretende, puesto que  esto no está bajo el poder de decisión de los colegios particulares, debido a que vivimos tiempos en que los cambios, actualizaciones e innovaciones en los textos, se producen a gran velocidad y lo último que se quisiera es graduar a estudiantes que estén desfasados u obsoletos en cuanto a conocimientos y nuevas tendencias.

APEDE como gremio dedicado a promover, desarrollar y preservar el principio de la libre empresa, y sin querer ser indiferentes con los problemas que afectan a los padres de familia, instamos a los diputados de la Asamblea Nacional a:

1.      Concentrar sus esfuerzos en tratar de buscar otras soluciones que no afecten derechos privados.

2.      Proponer mejoras sustanciales a la calidad de la educación oficial, así impactar positivamente en la educación del país.

3.      Incentivar mejoras en las escuelas oficiales, de manera que compitan a un nivel académico similar al de las escuelas particulares, lo que sería una mejor solución para alcanzar la excelencia educativa para todos los panameños.