Cena por la Libertad Económica 2018

Conferencia por la Libertad Económica
con Luis Almagro, secretario de la OEA.

“Un país donde existe un sector privado exitoso,

debe apoyar sustancialmente a la generación de riquezas.” Almagro 

Desde el año 2001 APEDE instauró un mecanismo de medición permanente de la libertad económica y se trata de una muestra tangible de su convicción de que esto reporta beneficios para las naciones que cuentan con políticas más consistentes en esta materia, porque se propicia un crecimiento económico más rápido y por ende un óptimo estándar de vida.

En esta oportunidad, el evento contó con la exposición magistral de Luis Almagro Lemes, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien expuso sobre el tema “La Libertad como fundamento para la Democracia”, desde la perspectiva de este organismo hemisférico.

En su intervención Almagro destacó la importancia que tiene el sector privado para la generación de riquezas, también se refirió al tema de la corrupción en la que se han visto envueltas diversas empresas, sobre todo el caso de Odebrecht.

“Un país donde existe un sector privado exitoso debe apoyar sustancialmente a la generación de riqueza”. Almagro.

Almagro también se refirió a la crisis política y social que enfrenta Nicaragua y Venezuela.

Con respecto a Venezuela dijo que ningún país es sostenible con represión. Enfatizó que el régimen venezolano ha dado pobreza a su gente y tiene una lógica criminal demasiado impregnada en su régimen político, por lo que la comunidad internacional debe generar y empujar más condiciones para que se pueda dar una reversión al militarismo.

Habló también del empoderamiento del ciudadano, quien tiene la oportunidad de denunciar los casos de corrupción. “Debemos proteger la libertad para que se garanticen los derechos humanos” enfatizó Almagro. 

Para el presidente de APEDE, Héctor Cotes América Latina sufre en este momento cambios trascendentales no solo en el ámbito político, económico y social, sino también a raíz de la creciente ola de corrupción que ha salpicado gran parte de los países del continente.  Igualmente, el impacto de las redes sociales y las noticias falsas, los fraudes electorales, el resurgimiento de los nacionalismos radicales, estructuras y esquemas de modelos económicos fracasados, que no han podido solucionar los problemas de sus pueblos, y dictaduras que solo son mantenidas a punta de la fuerza y el abuso del poder.

Está convencido que la institucionalidad es el eje transversal dentro de los pilares económicos que permite un clima de negocios estable, seguridad jurídica, reglas claras e iguales para todos y en el caso de la corrupción, una vez realizado el debido proceso, la certeza de castigo.

“Hemos visto en los últimos meses presidentes que han tenido que renunciar a sus mandatos y acusados de grandes delitos, que ahora enfrentar procesos judiciales extensos, lo que ha deteriora aún más la credibilidad en los políticos de Latinoamérica. Este escenario indudablemente tiene que enviar un mensaje a la clase política, que los ciudadanos ya no somos los mismos, que antes nos decepcionamos en silencio, tanto de sus faltas como mandatarios, como de sus desaciertos como políticos y ahora exigimos una verdadera rendición de cuentas, que vaya ligada a la transparencia y al derecho que tienen los ciudadanos de conocer en qué se invierten y utilizan los recursos del Estado” reiteró Cotes.

Igualmente, el empresario dijo la nueva política debe estar enmarcada en transparencia y con la verdadera esencia de servir y trabajar por el ciudadano y para el ciudadano, y generar oportunidades para todos, incentivar el crecimiento económico, y como lo hemos reiterado, ser inclusivo y sostenible, con la participación activa tanto del sector público como del privado.

La institucionalidad el eje transversal dentro de los pilares económicos que nos permite un clima de negocios estable, seguridad jurídica, reglas claras e iguales para todos y en el caso de la corrupción, una vez realizado el debido proceso, la certeza del castigo.

La institucionalidad y el Estado de Derecho es indispensable para que nuestra sociedad goce de estabilidad y solidez, como sector privado no podemos desviar la mirada o callar, tenemos una responsabilidad en la sociedad y es continuar como el motor y propulsor de riquezas.  Es imprescindible que el fortalecimiento de las instituciones cobre cada vez más fuerza porque no puede haber democracia sin institucionalidad.  Como tampoco puede existir el modelo de libre empresa sin democracia.

Con respecto a la crisis política y social que ha estallado en Nicaragua, APEDE sostuvo que tiene que hacernos un llamado de reflexión de -hacia dónde estamos llevando el rumbo de las naciones del continente-.