Educación con calidad y calidez en el inicio del año escolar 2022

Desde la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, APEDE, vemos con gran alegría y esperanza el inicio del año escolar 2022, ya que nos permite llegar a las escuelas de forma presencial, siempre cumpliendo  con las medidas de bioseguridad;  este inicio es una oportunidad para ofrecer experiencias  significativas y de calidad en la recuperación de los aprendizajes.

Los maestros tienen una noble misión: ofrecer un mundo de oportunidades para que los niños se nutran de conocimiento; diseñar experiencias de enseñanza significativas; aprovechar las vivencias  y aprendizajes de los niños durante la pandemia y desde allí llevarlos al siguiente  nivel.

La recomendación mundial en educación  es que encontremos dónde están las carencias o lagunas en el aprendizaje de los niños, que diagnostiquemos de manera adecuada en qué nivel se encuentran y que a partir de allí diseñemos actividades de recuperación que incluyan a todos. Habrá niños aventajados, niños en fases intermedias y niños rezagados. Podemos trabajar en la nivelación de los niños en desventaja sin descuidar los que están al medio o quienes lo hacen bien. El trabajo colaborativo, por proyectos, por núcleos de contenidos, transversales, entre otros, puede ayudar a los niños en diferentes niveles en un aula de clases y avanzar en conjunto.

Sabemos que las competencias básicas para el aprendizaje escolar son  la comprensión lectora, la escritura y el desarrollo del pensamiento matemático. Esos son los pilares sobre los cuales se cimientan los conocimientos en  cualquier asignatura. El foco de atención inicial es,  si leen, cómo leen, si comprenden lo que leen y la primera fase del aprendizaje requiere una valoración adecuada de esta competencia. La escritura también es una competencia compleja que requiere práctica. Los ejercicios en el aula de clases que impliquen lectura y escritura, lo mismo que actividades que generen estas competencias, son una guía para progresar y desarrollar el gusto por la lectoescritura.

No debemos olvidarnos de las matemáticas ni de los más pequeños: La matemática es más que contar números, es entender el significado del número en la vida diaria, por eso las operaciones que se enseñan deben estar vinculadas con las experiencias directas de los niños en su entorno escolar y familiar. Y con los niños pequeños, tenemos que ofrecerles la oportunidad de desarrollar los precursores del lenguaje, para que estén listos para el proceso lector al iniciar el primer grado. Para el desarrollo del pensamiento matemático se debe estimular la manipulación  de objetos, las agrupaciones, clasificaciones con una metodología de juego y aprendo.  

Con docentes comprometidos y con padres que acompañen la labor docente podemos cambiar el paradigma del fracaso, por el paradigma del éxito; dejar de ver a los niños con dificultades y verlos con potencialidades para el aprendizaje. Debemos cambiar la mirada en la educación, una educación que construye conocimiento y que a la vez construye competencias para saber ser, saber convivir y desarrollar ciudadanía.

Una educación de calidad es aquella que atiende las necesidades socioemocionales del ser, que ofrece modelos adecuados de respeto, solidaridad y bien común. En este sentido, la educación es una responsabilidad de todos y desde el sector privado apoyamos el retorno seguro a clases presenciales, con calidad y calidez, una educación que ofrezca bienestar y que nos permita avizorar un futuro mejor para nuestros niños y jóvenes. Feliz inicio del año escolar 2022.

Panamá, 06 de marzo de 2022.