APEDE CON RESPECTO A LA ELECCIÓN DEL NUEVO MAGISTRADO DEL TRIBUNAL ELECTORAL

Cónsono con el papel que está llamado a jugar en cumplimiento de sus estatutos, APEDE recientemente se ha visto en la necesidad de hacerse eco de la creciente preocupación que existe en la sociedad panameña por el constante debilitamiento de la institucionalidad democrática.  El fortalecimiento de ésta es la única vía para que la clase gobernante recupere credibilidad ante el electorado y así cree una confianza duradera en las entidades que están llamadas a administrar la cosa pública con transparencia.

En consecuencia, estimamos que la Asamblea Nacional, con la elección del Licenciado Alfredo Juncá para ocupar el cargo de Magistrado del Tribunal Electoral, ha perdido una valiosa oportunidad de iniciar la recuperación de dicha institucionalidad y a la vez, fortalecer su credibilidad como el Órgano del Estado que más directamente refleja la voluntad popular.

No dudamos de la capacidad académica ni de la formación profesional del Lic. Juncá.  Sin embargo, no podemos pasar por alto que su elección estuvo rodeada de serios cuestionamientos.  Entre ellos el hecho que recientemente había sido funcionario de la Asamblea Nacional y miembro del partido gobernante, por lo que su imparcialidad podría verse comprometida. El nombramiento del nuevo Magistrado debió estar distanciado de maniobras políticas y acuerdos partidistas.

Estas actuaciones definitivamente afectan  la imagen de confianza y transparencia ganada por el Tribunal Electoral como institución independiente e imparcial.

No descansaremos en exigir y velar por la importancia de reconstruir la imprescindible institucionalidad e independencia debida entre los Órganos del Estado.