APEDE preocupada por proyecciones de desempleo, llama al consenso de fuerzas vivas por un Pacto Nacional

Panamá, 14 de junio de 2020. Desde APEDE vemos muy preocupados cómo la pandemia ha agudizado las proyecciones de desempleo de Panamá con estimaciones por encima del 20%, mientras que las medidas de confinamiento no logran detener el avance de transmisión. Enfrentamos una fuerte pérdida de empleos formales consecuencia de la caída de la demanda y el consumo.De no tomarse acciones inmediatas, antes de que termine el 2020, estaríamos ante un inminente descalabro económico, con la pérdida de entre 250 mil y 300 mil empleos. De estos, entre 125 mil y 150 mil serían formales, particularmente de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME) en sectores de Comercio, Industria, Logística, Hoteles/Restaurantes y Servicios Financieros.Estos sectores, donde vemos la mayor afectación en este momento, generan el 59% de todos los empleos del sector privado (formales e informales) y aportaron 3 de cada 5 nuevos empleos generados en los últimos 5 años. Adicionalmente, 35% de los empleos en riesgo son ocupados por jóvenes menores de 30 años, que antes del COVID-19 ya enfrentaban la tasa de desempleo más alta en 14 años.Por lo anterior, hacemos un llamado al Gobierno Nacional para que, junto a las fuerzas vivas de este país, sector empresarial, sector laboral y sociedad civil organizada, promueva la construcción de un Pacto Nacional que permita en consenso desarrollar una estrategia para superar esta crisis de salud y económica, que afectan el bienestar social de la población.Como gremio también proponemos, para lograr una reactivación segura y efectiva, se analice de forma inmediata aspectos relevantes del proceso de reapertura:

  • Apertura integral por regiones. El esquema de reapertura por bloques no permite una reactivación efectiva, ya que muchas empresas a las que se les ha permitido abrir dependen de la demanda que se generará con la activación de otros bloques impidiendo la reincorporación esperada de trabajadores.
  • Reactivación del sector construcción por su efecto multiplicador en la generación de empleos y su bajo riesgo de contagio, vs otras actividades, al desarrollarse en espacios abiertos.
  • Establecer un plan detallado de asistencia financiera de emergencia a través del sector bancario que viabilice acciones de reapertura y recuperación económica de los sectores y empresas más afectadas.
  • Que el sector público, sector empresarial y sector laboral trabajen en propuestas pragmáticas y constructivas, alejadas de posturas políticas, que permitan arreglos laborales bilaterales, pensadas en la preservación del empleo.

Panamá ha sido y será siempre una nación resiliente, con panameños comprometidos, que se unen ante la adversidad. Si actuamos con rapidez y sobre todo transparencia para evitar una crisis del sistema de salud al mismo tiempo que trabajamos para prevenir una crisis económica, podremos salir adelante fortalecidos.Hoy más que nunca es clave que todas las fuerzas vivas del país unamos esfuerzos con un solo objetivo: construir un nuevo país, inclusivo, equitativo, productivo y sostenible.