Comunicado al país

La Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, APEDE, considera que el reciente proceso de reapertura es positivo e indispensable, ya que volver a cerrar el sector productivo y mantener la economía en pausa no puede ser, nunca más, la única opción.

A la fecha el flujo de dinero que maneja el Estado se ha basado principalmente en la capacidad de suscribir préstamos; si bien entendemos la necesidad, hasta la fecha, de estas acciones, sabemos que dicha práctica es insostenible en el tiempo. Por lo que proponemos crear un equipo multisectorial, alejado de cualquier tipo de interés ideológico, político, gremial o particular, para identificar acciones concretas y realizables, que nos conduzcan a medidas específicas de reactivación económica, a una renegociación de la deuda y a cambios reales en la estrategia para contener la pandemia. Es indispensable que exista transparencia en la gestión pública, en donde las medidas ¨políticamente correctas¨ den paso a las realmente necesarias.

Si bien la llegada de las vacunas nos da luces de las esperadas mejoras en el tema de salud, en lo social y económico prevalece la incertidumbre. Mantener la economía en pausa agravaría la ya alta cifra de desempleo que se ubica en más de 18%; el golpeado PIB que cerró con una baja de 20%, la cifra más alta de la región; sin mencionar el aumento de la deuda pública en más de $5,900 millones, 19% más que en 2019; clara evidencia de nuestra realidad actual.

La mejor prueba de la urgente necesidad de resolver lo antes expuesto es la reducción de la calificación de riesgo de Panamá por parte de Fitch Ratings y su consecuencia directa en la calificación a la baja de otras entidades del país como la Autoridad del Canal de Panamá y bancos, entre otros, ya que representa una alerta que no podemos ignorar como país.

Es el momento de permitir al sector productivo hacer lo que mejor sabe hacer: producir, dinamizar la economía y generar empleos; garantizando en todo momento un ambiente seguro, cumpliendo con las medidas de bioseguridad para proteger a sus trabajadores y clientes.  

Es necesario tener claro, que la única que puede crear los puestos de trabajo necesarios para reducir el desempleo y garantizar la paz social es la empresa privada. Por ello, la Asamblea Nacional está llamada a dictar leyes que con una visión de futuro, procuren que las empresas sean sostenibles, para la conservación y generación de empleos formales, que reduzcan la grave tasa de desempleo. No hacerlo es desconocer el compromiso histórico que la patria les exige.

El país tiene que reinventarse, para lo cual es indispensable renovar sus procesos productivos, simplificar los trámites con el Estado vía tecnología, estimular la inversión nacional y extranjera, garantizar los procesos de formación que hagan que los panameños se inserten en esa nueva realidad laboral y, fortalecer la institucionalidad. El Estado de Derecho y la seguridad jurídica son pilares fundamentales para la paz social y la recuperación económica a la que apostamos todos los panameños.

Las iniciativas presentadas por el gobierno como la aprobación para lo  operación de nuevas zonas francas, la subcategoría de inversionista calificado, EMMA, reorganización conciliada, el leasing inmobiliario, los agroparques, entre otros, son buenas oportunidades y pasos en la dirección correcta, que deben articularse con la reactivación de toda la actividad económica, para que de manera armoniosa podamos solventar el difícil momento que afrontamos.

En Panamá contamos con la capacidad y voluntad de afrontar cualquier reto para el desarrollo del país, por lo que debemos mantener el equilibrio entre la salud y los procesos productivos. La pandemia se combate evitando que sus efectos negativos les roben no sólo la salud a los ciudadanos, si no también el sustento y futuro  a los que todos los días luchan por el bienestar de sus familias y hacen un gran esfuerzo por construir un Panamá más próspero y equitativo.

Panamá, 14 de febrero de 2021

Leave a Reply

Your email address will not be published.