Comunicado al país sobre revisión del salario mínimo.

En cuanto a la fijación de un nuevo Salario Mínimo en los próximos días, por parte del Órgano Ejecutivo, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa insta al Gobierno Nacional a tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

1) Salvaguardar los empleos e incentivar la inversión, la productividad y la competitividad de la economía panameña, puesto que vemos con preocupación las posibles consecuencias de un aumento de Salario Mínimo insostenible, luego que no se llegará a un consenso por parte del sector privado y el sector laboral, en la mesa de negociación de la Comisión Nacional de Salario Mínimo.

2) Actualmente Panamá vive una desaceleración económica tangible y una contracción en algunas industrias que afecta, severamente, a los generadores de empleos del país y a todos sus colaboradores. Las pequeñas y medianas empresas pierden competitividad y sostenibilidad, mientras que las grandes empresas recortan personal. Sectores como el comercio al por menor, el agropecuario, la construcción, el turismo, la industria, la Zona Libre de Colón, las escuelas privadas, confrontan una realidad económica preocupante, agravada por decisiones no acordes con políticas económicas sostenibles.

3) Panamá tiene uno de los salarios mínimo más altos de la región, pero el mismo al no estar acompañado de productividad, disminuye nuestra competitividad como país.

4) En ocasiones anteriores, incrementar el salario mínimo sin tomar en cuenta la situación económica del país, ha dado como resultado una notable disminución del poder de compra del pueblo panameño. Por ello, un aumento desproporcionado del salario mínimo, en este momento, traería consecuencias negativas para el país, como:

A. Aumento en la de tasa de desempleo.
B. Crecimiento del empleo informal que tanto daño hace a la recaudación fiscal, puesto que no representa tributos para el Estado ni está incorporado a la seguridad social.
C. Disminución en el poder adquisitivo del panameño.

Por consiguiente, reiteramos al Ejecutivo que concentre sus esfuerzos en el interés nacional y ampare la sostenibilidad de miles de empleos de trabajadores panameños, procediendo a una revisión del Salario Mínimo de forma objetiva y responsable, acorde con la realidad actual que presenta nuestro país.