La industria de la aviación y el sector turismo panameño frente al Covid-19

En el contexto de la situación actual, la Comisión de Turismo realizó un conversatorio de manera virtual para conocer el impacto de la pandemia por el Covid-19 en la industria de la aviación, y cuáles son las perspectivas de recuperación y reactivación para el sector turismo.
En el encuentro participó el Ministro de Turismo Iván Eskildsen; David Hernández, Gerente de Área para Centroamérica, Ecuador y Venezuela de IATA y Pablo de la Guardia, Director de Relaciones con Gobiernos de Copa Airlines.

El Ministro Eskildsen manifestó que debido a la pandemia las aerolíneas y los negocios turísticos están viviendo tiempos difíciles por decreto y por la falta de demanda. “Se espera un período entre 12 y 18 meses donde la demanda seguirá baja y será una etapa de incertidumbre, cuando podamos llegar a la nueva normalidad el turismo se va a ver transformado”, sostuvo Eskildsen.

Algunos estudios de observación de los mercados como los asiáticos, donde se han visto movimientos de turismo interno y se puede prever como serán los comportamientos, demuestran que el turismo va a estar viviendo una competencia bastante agresiva, con mayor dependencia y presupuestos más altos en promoción, mercadeándose de manera más agresiva.

En ese sentido nace la importancia de reinventarnos, mostrar una cara de nuestro país no solo fresca y atractiva, sino que tenga la capacidad de posicionarnos de una manera diferenciada, para ello el Ministro Eskildsen afirmó estar muy seguro que Panamá va a poder diferenciarse con una
propuesta atrayente basada en nuestras fortalezas, patrimonio cultural y natural y nuestra historia, que vienen a ser elementos que no tienen otros países.

“Tenemos una industria muy golpeada, va a ser necesario la ayuda con financiamiento bancario para reabrir negocios. Se están trabajando protocolos en propósitos de reapertura como prioridades”, concluyó el Ministro de Turismo.

David Hernández, Gerente de Área para Centroamérica, Ecuador y Venezuela de IATAS explicó en su intervención que este evento sin precedentes para la industria ha detenido la aviación a escala mundial, a nivel global se anticipa una reducción a la mitad de la demanda, representando una pérdida de ingresos de $314 millones de dólares para este año en comparación con el 2019.
En Panamá la caída de los ingresos de la industria abarca el 74% por lo que se hace necesario crear medidas de alivio que ayuden en corto plazo al flujo de caja, que garanticen la supervivencia y la
mutua continuidad del negocio.

Las medidas solicitadas al gobierno que ayuden a aliviar el golpe es: la suspensión temporal del cobro de estacionamiento de aeronaves mientras el aeropuerto permanezca cerrado, la suspensión de alquileres y cargos por facilidades durante el cierre del aeropuerto y el congelamiento de las tasas y tarifas de pagos mientras se reinician operaciones.

En comparación con el primer trimestre del 2020 en América Latina las operaciones de despegue se encuentran en números rojos, en un 87%, estando muy por debajo del promedio global, las únicas operaciones de vuelos domésticos se encuentran en México, Chile y Brasil, dejando a Panamá por fuera.
Pablo de la Guardia, Director de Relaciones con Gobierno de Copa Airlines explicó que uno de los pilares fuertes para el aeropuerto es el tema biosanitario, cuando viajemos en el futuro será muy diferente a lo que era antes y uno de los grandes retos es hacer que los países se estandaricen en
este contexto.
“Volver a abrir es cada vez más complicado, la naturaleza de la crisis implica que la apertura será muy golpeada y paulatina, depende de las exigencias de los destinos. La idea es trabajar en equipo, preservar el hub de conectividad y conocernos como el hub más seguro de la región, para
que los futuros viajeros quieran hacer turismo seguro en Panamá, es un reto de país grande y tenemos que pensar como incluirlo en la marca de país”, enfatizó de la Guardia.