Resaltan la importancia del jaguar como elemento estratégico para el desarrollo sostenible

La Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales en conjunto con la Comisión de Turismo y la Comisión de Desarrollo Agropecuario, en el marco del Día Mundial de la Vida Silvestre realizó el Conversatorio “Conservación del Jaguar como elemento estratégico para el Desarrollo Sostenible” con el destacado científico panameño Ricardo Moreno, presidente de la Fundación Yaguará Panamá, Investigador Asociado del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y Explorador de National Geographic.

Este año el Día Mundial de la Vida Silvestre, que se celebra todos los años el 3 de marzo, se centró en los grandes felinos amenazados, como el jaguar y puma que habitan en nuestros bosques. Estos carismáticos animales se cuentan entre los más notables y admirados del planeta, y, sin embargo, hacen frente a múltiples y diversas amenazas, en su mayoría causadas por la actividad humana. En general, las poblaciones disminuyen a un ritmo alarmante debido a la desaparición de su hábitat y sus presas, las interacciones con humanos, la caza furtiva y el comercio ilícito.

La pérdida del hábitat ha reducido las áreas de distribución del jaguar, forzándolo a vivir cerca de las comunidades, compitiendo con los seres humanos por el mismo espacio y los mismos recursos. Esta interacción ha generado un conflicto entre el jaguar y la ganadería, que generalmente termina con la vida del jaguar a manos de los ganaderos y campesinos que han sufrido la pérdida económica de animales domésticos.

Durante el conversatorio, Ricardo Moreno señaló que, para revertir esta situación, las políticas agropecuarias, desde la transformación de fincas, asistencia técnica, fortalecimiento de capacidades, planes de manejo, seguros, préstamos y fondos no reembolsables para el sector, deben considerar la gestión del conflicto jaguar-ganadería utilizando la investigación científica como la principal herramienta. Esto permitirá desarrollar e implementar estrategias y medidas más eficaces de proteger el ganado reduciendo la vulnerabilidad de las fincas frente al ataque de los felinos, en lugar de matar a los jaguares. De esta forma se beneficia al productor, mejorando su productividad, al mismo tiempo que se protege a la especie.

Por otro lado, los grandes felinos generan mucho interés en la actividad turística por el potencial para atraer gran cantidad de turistas a los países donde habitan. En América Latina el ejemplo más destacado lo representa el Pantanal brasileño que combina el turismo de esta especie con la agricultura y ganadería, generando ingresos diversificados.

En el conversatorio, se presentaron modelos exitosos de comunidades en Panamá que coexisten con los jaguares y que han podido desarrollar alternativas económicas vinculadas a la conservación de este felino a través del ecoturismo. Este es el caso de Quebrada Ancha en el Parque Nacional Chagres y Pijibasal en el Parque Nacional Darién. Ambas tienen un alto nivel de organización comunitaria que les ha permitido beneficiarse de los proyectos científicos con la Fundación Yaguará. Los pobladores han sido entrenados para identificar las huellas del felino y reproducirlas con yeso, además de participar en el monitoreo del jaguar y en la revisión de las cámaras trampa que permiten observar a los felinos y otras especies en su hábitat natural; al igual que en las campañas para la colocación de collares GPS en felinos, puercos de monte y tapires. Además, la venta de las réplicas de huellas y fotos de las cámaras trampa, las actividades de guías turísticos o para proyectos de investigación científica, y otras actividades turísticas complementarias, generan ingresos adicionales para estas comunidades.

Luego que los comisionados tuvieran la oportunidad de conocer cómo a través de la información científica, el uso de tecnología, la educación, el cambio en el manejo de las fincas ganaderas, el desarrollo de alternativas económicas y el trabajo con las comunidades locales, todos coincidieron que si es posible mejorar la convivencia entre el jaguar y las poblaciones humanas.

Y resaltaron el papel de las empresas para contribuir a la conservación del hábitat del jaguar y los bosques donde habita, contribuyendo con iniciativas privadas al fortalecimiento del rol de la ciencia y la tecnología como motores del desarrollo del país y a la sociedad en general.

En este sentido, la Fundación Yaguará Panamá cuenta con diversas iniciativas para facilitar la participación del sector privado y fomentar un nuevo ciclo económico a partir de la preservación del jaguar y su hábitat.

El jaguar es la joya icónica de Latinoamérica y poder destacar los esfuerzos que se están haciendo en Panamá, es una gran oportunidad para que esta especie se valore como el símbolo cultural y ambiental de la región.

Información de contacto de la Fundación Yaguará Panamá:

e-mail: rmorenopan@gmail.com

celular: 6966-4752

Facebook: @yaguarapty

Instagram y Twitter: @yaguarapanama