“Una persona refugiada puede ser cualquiera.”

“Una persona refugiada puede ser cualquiera.” Afirman representantes de La Agencia de la ONU para los refugiados, (ACNUR), durante un conversatorio con miembros de la Comisión APEDE Joven.

Realidades y necesidades de los niños refugiados en Panamá desde el punto de vista educativo y social, es el enfoque principal en que se desarrolla este encuentro, con la participación de Pilar Castillo, asociada de información pública para América Central y Eddie Almillategui, asistente de programas de ACNUR.

“Contar, qué es un refugiado y qué enfrenta, nuestro trabajo es que la gente conozca más sobre este tema.” Añeden los expertos, destallando a la vez preocupantes cifras que reflejan que de 65 mil refugiados en el mundo, el 50% son niños.

Panamá por su posición de transito no se escapa de la realidad hospedar refugiados de distintas partes del mundo, muchos de ellos niños. Por esta razón, el Ministerio de Educación aprobó un proyecto que consiste en exámenes de validación, para conocer el nivel educativo de estas personas indocumentadas que entran al país.

“Existen principios básicos a los que como ciudadanos del mundo debes tener siempre acceso.” Añade Mariana León, vicepresidente de la Comisión.

APEDE Joven se destaca por se una comisión preocupada y activa en temas relacionados con la educación y su prosperidad.